Posts Tagged ‘kayak

06
Jul
10

Rafting SaltaRios

Ahi va un video promocional que he montado para el mariconcete de Iñaki. Si os apetece probar, solo teneis que poneos en contacto con el a traves de su web.

Gaspar

Un abrazo

02
May
10

Concentracion Guadalfeo 2010

La concentración ha sido todo un éxito, tanto por la afluencia de gente como por la respuesta del Guadalfeo; este ha llevado mucha agua, y para todos los gustos. Se han abierto sus tres tramos e incluso se han corrido en raft los dos últimos. Pero el rio siempre pide tributo, y se lo ha cobrado en forma de algún barco destrozado, varios perdidos  y algunas nadadas de infarto, una de ellas protagonizada por el que aqui suscribe. Ahi va el video.

18
Abr
10

concentracion descenso del guadalfeo

En Andalucía hay agua, hay agua y mucha. Las fuertes y constantes lluvias de estos meses atrás han imprimido fuerza y volumen a nuestros ríos. Aprovechando esta circunstancia, el Ayuntamiento de Orgiva , junto con Iñaki (SaltaRios) y Aventura Alpujarra, organizan una concentración para hacer el descenso del Guadalfeo este próximo fin de semana.

Para aquellos que no conzcan el rio y quieran saber algo mas acerca de el, retomamos el report de uno de los descensos que hicimos el año pasado. Lo teneis justo debajo.

21
Feb
10

A bravas

La seguridad en un rio es vital, y por desgracia solemos desatender este particular con demasiada frecuencia. Además, curiosamente, la falta de inobservancia de este precepto es tanto mayor cuanto mayor es  la inexperiencia del grupo, lo cual puede llegar a tener consecuencias desastrosas.

Con el objeto de promover un acercamiento “sin riesgos” a este deporte, Saltarios impartió ayer un curso gratuito  de seguridad, al que le siguieron varios descensos en raft. El lugar elegido fue de nuevo el canal de aguas bravas de Granada.

A pesar de la calidad del curso, tanto por su estructuración, como por el material del que dispusimos, la asistencia por parte de los clubs de la zona fue nula. A todos los convocados que no se presentaron, decirles que: ¡Jaaa mal rulo os despeine! jeje.

02
Jul
09

jigging vs trolling. Gana el “curri”

P7013730

18
Jun
09

Pescador pescado

 “Pez teleósteo marino del suborden de los Acantopterigios, que llega a un metro de longitud, con cabeza enorme, redonda, aplastada y con tres apéndices superiores largos y movibles, boca grandísima, colocada, así como los ojos, en la parte superior de la cabeza, cuerpo pequeño y fusiforme, aletas pectorales muy grandes, y pequeñas las del dorso y cola. Carece de escamas, es de color oscuro por el lomo y blanco por el vientre, y tiene por todo el borde del cuerpo como unas barbillas carnosas”  Diccionario de la lengua española.
 
 

De la lectura de esta definición se deduce que hablamos de un animal extraño, difícil de describir, más cerca del cuento, o la leyenda, que de lo real. El pez en cuestión es el rape blanco  (lophius piscatorus). Mi interés por este lophiirforme no es gratuito; mi inclinación hacia él nace del hecho de que este fin de semana tuve la suerte, que no la pericia, de engañar a uno de estos animales.

Dentro de este orden hay más de 265 peces, todos a la altura de la descripción en cuanto a físico. La mayoría son abisales, pero hay familias, como la lophida, que se pueden encontrar a tan solo 20 m de profundidad. Yo me tope con mi amigo a tan solo 15 m.

Además de ser tan “guapos”, los representantes de este orden presentan un extremo dimorfismo sexual;  es decir, que existen diferencias notorias entre ambos sexos, siendo la más llamativa la diferencia de tamaño entre los machos y las hembras, ya que estas últimas son bastante más grandes.

 Como curiosidad, y muy acorde con su aspecto, hay especies dentro de este orden en los que el macho entra en una relación parasitaria con  la hembra, llegando incluso a enquistarse en esta, viviendo en todo momento del riego sanguíneo de su anfitrión. La hembra puede llegar a portar varios machos enquistados, presentando una serie de bultos en su lomo (Ya no como mas rape).

 El común denominador de estos peces es su característico método de caza. Estos emplean un apéndice situado en su cabeza a modo de señuelo. Cuando un pez es atraído por el movimiento de este, el rape solo tiene que abrir su enorme boca para prender a su presa. A esta curiosa forma de caza, se suma el que nuestro amigo tiene una gran capacidad mimética, lo que le permite confundirse con el fondo.

Su boca, además de por su tamaño, se caracteriza por poseer una fuerte dentición, dirigida hacia dentro de la cavidad bucal.  El rape puede llegar a “engullir” peces de su tamaño.

Entrando en materia, el rape blanco o lophius piscatorus se engloba dentro del genero lophius. Este comparte este placer con el rape negro o lophius budegassa. La diferencia entre ambos estriba en la coloración de la membrana que envuelve su intestino, blanco en la una, y negro en la otra.

 Este se encuentra en fondos de fango, arena, fondos de roca recubiertos de algas, y en zonas de roca-arena  (ICTIMED). Precidamente en una zona de arenales jaspeados de roca fue donde me tope con el.

 El sábado por la mañana, bajo el sopor lógico derivado de levarme a las 4:00 de la mañana, estaba haciendo jigging en una marquita que ya nos ha dado más de una alegría. Este estado de somnolencia se veía roto de vez en cuando por el “robo” de algún pez ballesta, atraído  supongo por el vinilo que llevaba prendido en el assist.  Mi amigo Jose Luis estaba enzarzado en su vendetta para con estos molestos animalitos, ya que en nuestra últimas salidas habían terminado dando buena cuenta de nuestro cebo. Lo cierto es que se han convertido en una autentica plaga.

Pez ballesta (Balistes Carolinensis). Jigging Pez ballesta (Balistes Carolinensis). Jigging

 En uno de mis lances, la vara de mi caña se arqueo haciéndome salir de la duermevela en la que estaba sumido.  Tras unos minutos de lucha, bajo nuestros cascos de dibujo una mancha oscura e informe. Mi cerebro tardo unos segundos en ponerle nombre; se trataba de un ejemplar de rape blanco, entradito en kilos, prendido por la aleta dorsal y la cola. Mi intención era soltarlo, así que intenté cogerlo de la cola para desanzuelarlo, pero la carencia de escamas y el exceso de mucosa, hacían al animal muy resbaladizo.  Mientras tanto,  Jose Luis blandía el bichero blasfemando. Dado que la “suelta” se estaba complicando, mire a mí amigo, y le pregunte que si él lo quería (pregunta retorica, claro).  A los pocos segundos, ya estábamos tomando fotos.

Rape blanco (Lophius piscatorius). 6.00 Kg. 13 de Junio de 09 Rape blanco (Lophius piscatorius)
Rape blanco (Lophius Piscatorus) Rape blanco (Lophius Piscatorus)

 En esta ocasión,  no puedo decir que el animalito sea bonito; lo cierto es que me parece feo y resbaladizo, pero no deja de ser una captura singular, que amplía el abanico de especies que podemos tentar con nuestros jigs, si es que llegue a tentarlo, claro!. 

 

P1000530

Rape enlangostado, ummm

 
 
08
Jun
09

Nada, redes, peces luna y jureles

Ayer me levante a las 5:00 de la mañana con el objeto de esquivar  al poniente, y poner rumbo a la Isleta del Moro. La explanada en la que suelo aparcar estaba tomada por varias caravanas y furgonetas. Una furgo que estaba a mi lado tomo vida vomitando a un chaval con cara de resaca. Me mata, pensé!, pero las cañas me salvaron del merecido linchamiento; el chico resulto ser  un aficionado exacerbado, al que la visión de mi equipo  pareció soltarle la lengua. Su novia, la chica que pude ver por encima de su hombro, a buen seguro que no solo me hubiese ajusticiado a mí.

  Bueno, al lio. Entre los objetivos del día se encontraba hacer algo de jigging en una marquita que tengo justo en frente de la playa del peñón blanco. Esta piedra esta revestida de un halo de leyenda,  apólogo que habla de grandes meros y morenas como piernas.

 Una vez situado encima, la sonda acabo de un plumazo con el mito. La actividad era escasa, y se reducía a pescado pequeño en una de las caras. Aun así,  estuve jiggeando durante dos horas, hasta que el calor y mi brazo dijeron basta. Le tocaba el turno al curri.

 Puse rumbo a la Punta de la Polacra. Las endorfinas comenzaban a surtir efecto, y el paisaje se termino apoderando de mí; en ese trance hipnotico comencé a cantar,…a cantar  mal, claro. Pero ese estado casi onírico se vio roto de un plumazo. Los pescadores locales me tenían preparada una visión dantesca. El espacio entre la piscifactoría y la costa estaba tamizado de redes, y junto a estas, infinidad de palangres, la mayoría de ellos  improvisado. Nunca he visto algo parecido. Aquí vine a descubrir donde estaban al menos parte de los peces (giño a Arturo “Caballa”).

P6073723

 P6073725

De vuelta, y movido por la falta de picadas, decidí volver a la “piedrecita”, para de nuevo comprobar que no había actividad; bueno, algo si, algún jurel que otro que sucumbia al pulpito con el que adornaba mi assist.  

 En otro orden de cosas, el parque quiso reconciliarse conmigo  de la mano de dos peces luna. Estos estubieron “levitando” a escasos dos metros de mi, quizas atraidos por lo extraño de un tio dando barazos en el aire, y gruñiendo cuando lo que realmente pretendia era cantar. Quien sabe. Saludos.