Posts Tagged ‘jigging

18
Jun
10

Catch and release

21
Mar
10

Protegido: Urbanitas

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

10
Feb
10

Protegido: Entre serranidos te veas o el nacimiento de un jigger

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

19
Ene
10

Luiggi Gorrioni y la campana de Gauss

Las 4:00 am. Un guardia civil embutido en un mullido abrigo con la gorra calada hasta las orejas  me hace señales para que estacione en el arcén.

– Buenas noches.

– Buenas noches, agente.

– Le vamos a hacer un control de alcoholemia. Cuando pueda, sople hasta que la luz verde se encienda. – Sera posible. Tengo que estar a las 7.00 de la mañana en la manga. Pensé.

– Señor agente….

– Le he dicho que sople!

– Es que llego tarde. He quedado con…

– SOPLE!

– He quedado para menear la “sardinita” con Luiggi Gorrioni.

– ¿Cómo?!! Por qué  no lo ha dicho usted antes. Le abrimos paso hasta la Manga.

Tres horas más tarde le estaba estrechando la mano al bueno de Luis. El personaje con el que solo había cruzado algún mail y un par de llamadas se hacía hombre. El jiggin master se hacía carne.

 A pesar de su curriculum, da la impresión de que “Luisito” ha sabido abstraerse de los excesos mediáticos y telemáticos propios del star system de este país. Es una persona muy accesible que lleva con una naturalidad sorprendente, digna de elogio, el haberlo pescado todo, en casi todo el mundo. Pero por encima de cualquier cosa, sobresale su gran gerenosidad.  No se gurdada nada en la materia que nos ocupa, y siempre esta presto a compartir con un amigo cual es  el ultimo truquito, el color de moda o la accion mas efectista.   

 El día no acompaño. La actividad era casi nula y lo único que se digno a subir a nuestro barco fue un precioso gallo pedro, claro está, seducido por el baile hipnótico que el bueno de Luis le imprimía a un inchiku.  El que aquí suscribe, nada de nada. Bolo, bolo y de los buenos!.

 A estas alturas de la entrada os preguntareis que qué tiene que ver Luiggi con la campa de gauss. Pues bien, Gauss fue un estadista que se dedico a estudiar, por ejemplo, que porcentaje de individuos de la especie Dentex Dentex de cada peso había en una población de 100 ejemplares. Empezó con los dentones, siguió con los cardos borriqueros y acabo con  los limones (Espero que los doctos en la materia, y el propio Gauss, sepan perdonar esta trivialización de esta gran aportación a la estadística). Al volcar los datos en una grafica se dio cuenta de que todas tenían forma de campana.  ¿Qué pasaría con un limón de 40 Kg? Que se saldría de la grafica, por pesado y anormal. ¿Y con que un tío con rastas, montado en una semirrígida de color rosa, llamado Bimbó,  y procedente de la república dominicana, tocara la única sama, en un pecio lejos de todo, conocida ya de Luis?  Pues que Gauss se hubiese cortado las venas al ver que su grafiquita pasaba de ser una campana a algo totalmente diferente.

 Así fue, un chaval que respondía a esa descripción, probablemente el único en toda España, paso de valor errático a justiciero de una sama hembra de unos 10 kg, intuida y anunciada horas antes por Luis. Me cago en la estadística y en el Ron Barcelo!

 Con el principio de lo que podría ser una sarna encarnada, al día siguiente quede con Aritza e Iñigo. El día no estuvo nada mal, e incluso logre olvidarme de Bimbó. La jornada se zanjo con un Pargo y un falso abadejo para mí, este último devuelto al agua; otro para Aritza (puntúa al fin) y un doblete de serviolas peleonas para Iñigo. Mucho remo y pesca para todos.

Un fuerte abrazo

Gaspar

PD: Luis, gracias por tu atencion. Ya sabes, las proximas risas en Almeria.

03
Ene
10

Vuelta a empezar

Vuelta a la “carga”. Ya tocaba romper con los excesos y defectos impuestos por estas  fiestas, y que mejor forma de hacerlo que buscándole las cosquillas a algún animalote malhumorado. Para ello necesitaba la bendición de la meteo, y esta se ha descolgado dándome un par de días de relativa calma.  Entre borrasca y borrasca tiro porque me toca.

El lipón ha hecho acto de presencia. Este poniente inmisericorde y sostenido, aliado con el sol,  ha puesto en marcha un complejo mecanismo de afloramientos, aportes de nutrientes y fitoplactón. Grandes manchas de esta telaraña mucosa cubren amplias zonas dejándose mecer por el oleaje, lo cual no dejaba de ser poco halagüeño, pero uno es de condición tenaz y a fuerza de paleo y kilómetros he logrado dar con algún escamudo.

DIA 1

El sábado me acompaño el bueno de Aritza.  No fue fácil, nada fácil. La actividad en los hot spots por los que solemos prodigarnos mantenía la tónica de la recta final del año pasado.  Nada, nada de nada. Ante este panorama solo nos quedaba darle una oportunidad a algunas piedras de menor entidad y…voilà! nuestros amigos parecían haberse congregado en un par de estas localizaciones.

El primer lance vino de la mano de un dentoncito valiente, que difícilmente alcanzaría el kilo. Su falta de musculo le valió una subida pausada que logro mantener su vejiga a raya, y me permitió devolverlo al agua.

El segundo en presentar batalla fue el hermano mayor de este, un dentón de 5 kg con malas pulgas, y con ganas de poner mi brazo a prueba. Y lo logro. Una punzada derivada de la inactividad de estos ultimas semanas, con forma de mantecado y pelotazo de ron cacique se instalo en mi hombro. “Me cago en….pues no me he hecho daño!!”.

A estas alturas, Aritza me miraba contrariado. Salvo algún toquecito, no había logrado clavar ningún animalote, y el tiempo se nos acababa. La tercera clavada vino de la mano de un mero dentón. Cuando grite “Clavada!”, Aritza se abandono a blasfemar e insultarme en varias lenguas, y no es para menos, pero bueno, esto de la pesca es así, ya le tocara a él.

DIA 2

Hoy me ha tocado lanzarme al agua solo, y no sin remolonear un rato en la cama mientras me preguntaba si realmente merecía la pena. La visión del frente que se cierne sobre nosotros y amenaza con dejar a la flota amarrada me ha dado el último empujón para levantarme. El resultado, un mero de 4 Kg con el estomago hinchado como un balón, tanto que su suelta lo hubiera dejado flotando a merced de algún pajarraco. “Me cago en….”. Pero bueno, asi es esto, no podemos discriminar, y la suelta de un serranido con una vejiga espoleada por un salto de 60 m  me parece alto complicada, por no decir imposible, por mucha agujita y talento que tengamos.

Epilogo

Al final el lipón no ha podido conmigo. A pesar del frio, la inactividad y esta masa mocosa he logrado empezar el año con buen pie.  Espero que siga la tónica, pero a poder ser, que sea con algunos kilos  más.

Un abrazo muy fuerte

Gaspar.

09
Dic
09

Extreme kayak jigging

 Cuando  interrogas la cara de una piedra situada a 60 m, crees saber lo que buscas y cuál puede ser la respuesta; normalmente esta se traduce en algún esparido, pero puede ser que, eso sí, rara vez, esta se materialice en un mero con musculo para llevarte al agua o destrozar tu aparejo. Pues eso, la suerte quiso que me topase con uno y que, redoblando sus esfuerzos, no pasase ni lo uno,  ni lo otro. El aparejo aguanto y logre mantenerme seco (A dios, gracias!).

  Del lance he podido extraer varias cosas: la experiencia, la emoción, la foto y la toma de conciencia del riesgo que esto entraña.  De todo ello me quedo primero, o tengo que quedarme, con esto último. Pelear un animal de este porte, de esta especie, a 2.5 km de la costa , sobre un kayak cerrado, y solo, arroja demasiadas interrogantes sobre cuál puede ser el  resultado del lance.

 En segundo lugar, me quedaría con la emoción; con la emoción aparejada a ver flaquear al freno de tu carrete, con la derivada de ver emerger el cuerpo enchido del animal, con la emocion que se esconde tras el latido sordo de tu corazón.

 

 No todo ha sido grande, menos mal. También han hecho acto de presencia la lechas y alguna que otra breca, capturas tan honrosas y, si cabe,  más valientes que nuestro mero.

 

Un fuerte abrazo

Gaspar

28
Nov
09

La busqueda

 Migraciones troficas, estacionales, la temperatura del agua, un incremento de “actividad” sobre esta, la crisis, el bueno de Zapatero,…que se yo. Quien sabe que puede haber detrás de este sostenido parón ictiológico.  El caso es que los que estaban ya no están, y los que quedan no quieren jugar con nuestros señuelos, por lo menos en las marcas dentro del recorrido oficial.

 Ante esta situación, solo nos quedaba encomendarnos a Sisifo, promotor de la navegación, y personificación en su castigo del sin sentido de la vida, y abandonarnos a una diáspora con rumbo a ninguna parte. Pues bien, la suerte ha estado de nuestro lado, y en este peregrinar, nos hemos topado con estos dos hermosos dentones, que dadas las circunstancias, ejercen un efecto balsámico y alivian el escozor derivado de nuestros últimos “bolos”.

 

  

 

Un fuerte abrazo

Gaspar