Posts Tagged ‘captura y suelta

18
Jun
10

Catch and release

15
Abr
10

En abierto

Gaspar (Outdoor Kayak Team)

Yo, SaltaRios

21
Mar
10

Protegido: Urbanitas

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

19
Ene
10

Luiggi Gorrioni y la campana de Gauss

Las 4:00 am. Un guardia civil embutido en un mullido abrigo con la gorra calada hasta las orejas  me hace señales para que estacione en el arcén.

– Buenas noches.

– Buenas noches, agente.

– Le vamos a hacer un control de alcoholemia. Cuando pueda, sople hasta que la luz verde se encienda. – Sera posible. Tengo que estar a las 7.00 de la mañana en la manga. Pensé.

– Señor agente….

– Le he dicho que sople!

– Es que llego tarde. He quedado con…

– SOPLE!

– He quedado para menear la “sardinita” con Luiggi Gorrioni.

– ¿Cómo?!! Por qué  no lo ha dicho usted antes. Le abrimos paso hasta la Manga.

Tres horas más tarde le estaba estrechando la mano al bueno de Luis. El personaje con el que solo había cruzado algún mail y un par de llamadas se hacía hombre. El jiggin master se hacía carne.

 A pesar de su curriculum, da la impresión de que “Luisito” ha sabido abstraerse de los excesos mediáticos y telemáticos propios del star system de este país. Es una persona muy accesible que lleva con una naturalidad sorprendente, digna de elogio, el haberlo pescado todo, en casi todo el mundo. Pero por encima de cualquier cosa, sobresale su gran gerenosidad.  No se gurdada nada en la materia que nos ocupa, y siempre esta presto a compartir con un amigo cual es  el ultimo truquito, el color de moda o la accion mas efectista.   

 El día no acompaño. La actividad era casi nula y lo único que se digno a subir a nuestro barco fue un precioso gallo pedro, claro está, seducido por el baile hipnótico que el bueno de Luis le imprimía a un inchiku.  El que aquí suscribe, nada de nada. Bolo, bolo y de los buenos!.

 A estas alturas de la entrada os preguntareis que qué tiene que ver Luiggi con la campa de gauss. Pues bien, Gauss fue un estadista que se dedico a estudiar, por ejemplo, que porcentaje de individuos de la especie Dentex Dentex de cada peso había en una población de 100 ejemplares. Empezó con los dentones, siguió con los cardos borriqueros y acabo con  los limones (Espero que los doctos en la materia, y el propio Gauss, sepan perdonar esta trivialización de esta gran aportación a la estadística). Al volcar los datos en una grafica se dio cuenta de que todas tenían forma de campana.  ¿Qué pasaría con un limón de 40 Kg? Que se saldría de la grafica, por pesado y anormal. ¿Y con que un tío con rastas, montado en una semirrígida de color rosa, llamado Bimbó,  y procedente de la república dominicana, tocara la única sama, en un pecio lejos de todo, conocida ya de Luis?  Pues que Gauss se hubiese cortado las venas al ver que su grafiquita pasaba de ser una campana a algo totalmente diferente.

 Así fue, un chaval que respondía a esa descripción, probablemente el único en toda España, paso de valor errático a justiciero de una sama hembra de unos 10 kg, intuida y anunciada horas antes por Luis. Me cago en la estadística y en el Ron Barcelo!

 Con el principio de lo que podría ser una sarna encarnada, al día siguiente quede con Aritza e Iñigo. El día no estuvo nada mal, e incluso logre olvidarme de Bimbó. La jornada se zanjo con un Pargo y un falso abadejo para mí, este último devuelto al agua; otro para Aritza (puntúa al fin) y un doblete de serviolas peleonas para Iñigo. Mucho remo y pesca para todos.

Un fuerte abrazo

Gaspar

PD: Luis, gracias por tu atencion. Ya sabes, las proximas risas en Almeria.

16
Nov
09

Sobre la felicidad

  Sentados en la terraza de un bar, en una plaza sin nombre, en un pueblo cualquiera, devorábamos nuestro desayuno, llenando el espacio entre mordisco y mordisco con algún “anzuelo” o “aparejo”, vocablos tan a nuestro gusto,  recurrentes y redundantes en el discurso de todo pescador. “Gaspar, hay días en los que vivo como un rico”, dijo Aritza. “Si, hoy me he levantado y he ido al club de mar. He sacado el barco y he estado navegando un rato”, continuo. “…y esta tarde voy a ir a la hípica a montar a caballo, y todo sin gastarme un duro”.  Tras romper en una sonora carcajada, le dije “Si, Aritza, eso es vida!”. “Si, lo es”, me contesto.    

 Mi buen amigo no tiene un barco, tiene un bote en el que, apretándose mucho, pueden pescar dos personas. Tampoco tiene un amarre en un elitista club de mar, a cambio tiene una playa de fina y dorada arena en la que varar su barca. Su montura no es un caballo, es un precioso burro de pelo negro y largo que ha tenido la generosidad de apadrinar, y con el que, tarde si, tarde no, baja a contemplar el atardecer a la cala de “en medio”. Si, nada de lo que me venía a decir era realmente cierto, o mejor dicho, todo venía a conformar una hermosa y aleccionadora metáfora. Es verdad, no tiene barco, ni caballos, pero posiblemente sea un hombre inmensamente rico, ya que, lejos de perseguir todo esto, un ideal, ha logrado idealizar su vida.

Yo, como mi amigo Aritza, este fin de semana he salido a pescar en mi hermoso barco,   y he contemplado el atardecer desde la terraza de mi chalet, situado en primera línea de playa, o ,más bien, como él, me he parado a valorar lo mucho que tengo sin perder tiempo en buscar lo “poco” que nunca consigo.

  También he pescado, aunque poco. La actividad es muy baja, y solo, cambiando de localización, marca y hora, he podido engañar a algún animalote. Ayer logré hacerme con dos samitas de pluma y con un pez ballesta, este último con el inchiku, esa última creación nipona con propiedades soporíferas; para mi, claro!.  Me ha sorprendio el hecho de que a los dentudos, pequeños ejemplares de no mas de un kilo, no les disuadiera ni el tamaño de mi señuelo, un akula de 230 gr, ni el de mis anzuelos. 

 

 

Para terminar, os dire que todos los animales fueron devueltos al agua, con las mandibulas doloridas, eso si, pero sanos y salvos. No los podia llevar a casa, ya sabeis, el servio esta fatal!

Un abrazo

Gaspar

17
Ago
09

Quiero toparme con un peso pesado

A pesar de que las previsiones de viento no eran halagüeñas, ayer contamos con un par de horas de relativa calma, gracias a la localización y a que el levante nos dio algo de tregua a primera hora. A las 8:30 de la mañana, con una gran bola de color granate en la pantalla de la sonda, se produjo la primera y única picada de la jornada. Tras unos breves minutos de lucha,  una sama (Dentex Guibbosus) de unos 3 Kg nos mostraba una amplia sonrisa. Tras desanzuelarlo, y ante el estupor de Iñigo, y mas tarde de mi padre, lo devolvi al agua.

 P8163788

P8163790

P8163791

 En una entrada anterior ya hice mío eso de que “La pesca es una relación de dos, la falta de uno significa definitivamente el fin del juego”, y es que al acabar con un animal de estas características, que en potencia puede llegar a pesar 15 Kg, perdemos toda opción de toparnos con él de nuevo y, es más, de hacerlo en una lucha justa. Saludos y buena pesca.

22
Feb
09

Pesca sin muerte

“La pesca es una relación de dos, la falta de uno significa definitivamente el fin del juego” (Rogelio Durán).

Podría argumentar que lo que me ha llevado a hacer pesca sin muerte es la convicción de que de esta forma colaboro en la conservación del medio, de esta u otra especie, o que como dice Lee Wulff “Un buen pez es demasiado valioso para ser capturado una vez”; incluso cabría decir que el detonante ha sido la suma de todo esto, pero la realidad es que entre las cosas que me han empujado a hacerlo están el que no soy un amante del pescado en la mesa, que mi novia no llevaba bien el que lo trajese a casa y que no salgo bien en las fotos de trofeo. Como veis ninguna de las razones que me han movido es lo suficientemente elevada como para sermonear a nadie, ni convertirme en portaestandarte de esta disciplina. Que cada cual haga lo que quiera y pueda, eso sí sin salirse de la legalidad.   

He estado buscando información acerca de esta materia y casi todo lo que he encontrado se circunscribe a la pesca en agua dulce. Con estas líneas pretendo esbozar un resumen acerca de lo que he sacado en claro, poniéndolo en relación a la pesca en Kayak.

CEBOS

Parece ser que con el empleo de señuelos artificiales se reduce la mortalidad de los ejemplares capturados, ya que estos rara vez son tragados. Esto puede ser observado en las técnicas de curricán, spinning o jigging, pero difícilmente en la pesca a fondo. Si el cebo no es tragado, las heridas que sufrirá la captura serán entorno a la boca, y nunca internas, con lo que aumentaran las posibilidades de que sobreviva.

ANZUELOS

 De nuevo se trata de minorar los daños, y con este objeto debemos emplear anzuelos sin muerte o bien suprimírsela a aquellos que tengamos. También se recomienda el empleo de anzuelos circulares.  El empleo de anzuelos con muerte no solo provoca mayores lesiones a la hora de desanzuelar al pez, sino que además aumenta el tiempo que invertimos en esta operación, y con este el estrés al que sometemos al animal y la oxigenación del mismo, disminuyendo así las posibilidades de que este viva. Estudios realizados con truchas apuntan a que empleando anzuelos sin muerte se puede reducir la mortalidad aproximadamente a la mitad.

 Desde el punto de vista deportivo, el empleo de anzuelos sin muerte nos obligara a mantener siempre la tensión del hilo, lo que requiere pericia y experiencia.

 En cuanto al material con el que estos deben estar fabricados, tenemos que huir de los de acero inoxidable por razones obvias.

HILO

 Aquí hay que aumentar el grosor y la resistencia del mismo con el objeto de evitar roturas durante la pelea. Se trata de que nuestro adversario no hulla con un anzuelo a modo de piercing, y lo que es peor con unos cuantos metros de línea.

 EQUIPOS

El empleo de equipos ligeros aumenta el tiempo empleado en la captura y por lo tanto el estrés al que sometemos a la pieza.

SACADERAS

Emplearemos sacaderas, nunca bicheros, pinzas u otros utensilios.

SUELTA

 Hay que intentar no sacar el pez de agua para quitarle el anzuelo, y si lo hacemos deberemos manipularlo con las manos mojadas, para no dañar la capa de mucosa que lo recubre. Nunca lo suspenderemos del anzuelo para evitar producirle lesiones mayores. En nuestro caso, teniendo en cuenta que pescamos en un kayak y que nos separan del agua solo 20-30 cm, esto es relativamente fácil. Ocurre lo mismo con la suelta, ya que esta operación se realiza tirando del pez desde la cola, con este en el agua, para favorecer que el agua circule a través de las agallas del mismo.

p21432481

Suelta de una doblada

 
Suelta de un denton.

Suelta de un denton.

  Si se trata de peces de fondo, lo cual es fácil en disciplinas como el jigging, se abre un capítulo aparte. Una vez sintamos la picada y hayamos forzado la clavada, debemos comenzar a recuperar línea lentamente con el objeto de que facilitar que nuestra captura suelte aire y la vejiga natatoria no le estalle.