Archive for the 'jigging en kayak' Category

18
Jun
10

Catch and release

Anuncios
15
Abr
10

En abierto

Gaspar (Outdoor Kayak Team)

Yo, SaltaRios

03
Ene
10

Vuelta a empezar

Vuelta a la “carga”. Ya tocaba romper con los excesos y defectos impuestos por estas  fiestas, y que mejor forma de hacerlo que buscándole las cosquillas a algún animalote malhumorado. Para ello necesitaba la bendición de la meteo, y esta se ha descolgado dándome un par de días de relativa calma.  Entre borrasca y borrasca tiro porque me toca.

El lipón ha hecho acto de presencia. Este poniente inmisericorde y sostenido, aliado con el sol,  ha puesto en marcha un complejo mecanismo de afloramientos, aportes de nutrientes y fitoplactón. Grandes manchas de esta telaraña mucosa cubren amplias zonas dejándose mecer por el oleaje, lo cual no dejaba de ser poco halagüeño, pero uno es de condición tenaz y a fuerza de paleo y kilómetros he logrado dar con algún escamudo.

DIA 1

El sábado me acompaño el bueno de Aritza.  No fue fácil, nada fácil. La actividad en los hot spots por los que solemos prodigarnos mantenía la tónica de la recta final del año pasado.  Nada, nada de nada. Ante este panorama solo nos quedaba darle una oportunidad a algunas piedras de menor entidad y…voilà! nuestros amigos parecían haberse congregado en un par de estas localizaciones.

El primer lance vino de la mano de un dentoncito valiente, que difícilmente alcanzaría el kilo. Su falta de musculo le valió una subida pausada que logro mantener su vejiga a raya, y me permitió devolverlo al agua.

El segundo en presentar batalla fue el hermano mayor de este, un dentón de 5 kg con malas pulgas, y con ganas de poner mi brazo a prueba. Y lo logro. Una punzada derivada de la inactividad de estos ultimas semanas, con forma de mantecado y pelotazo de ron cacique se instalo en mi hombro. “Me cago en….pues no me he hecho daño!!”.

A estas alturas, Aritza me miraba contrariado. Salvo algún toquecito, no había logrado clavar ningún animalote, y el tiempo se nos acababa. La tercera clavada vino de la mano de un mero dentón. Cuando grite “Clavada!”, Aritza se abandono a blasfemar e insultarme en varias lenguas, y no es para menos, pero bueno, esto de la pesca es así, ya le tocara a él.

DIA 2

Hoy me ha tocado lanzarme al agua solo, y no sin remolonear un rato en la cama mientras me preguntaba si realmente merecía la pena. La visión del frente que se cierne sobre nosotros y amenaza con dejar a la flota amarrada me ha dado el último empujón para levantarme. El resultado, un mero de 4 Kg con el estomago hinchado como un balón, tanto que su suelta lo hubiera dejado flotando a merced de algún pajarraco. “Me cago en….”. Pero bueno, asi es esto, no podemos discriminar, y la suelta de un serranido con una vejiga espoleada por un salto de 60 m  me parece alto complicada, por no decir imposible, por mucha agujita y talento que tengamos.

Epilogo

Al final el lipón no ha podido conmigo. A pesar del frio, la inactividad y esta masa mocosa he logrado empezar el año con buen pie.  Espero que siga la tónica, pero a poder ser, que sea con algunos kilos  más.

Un abrazo muy fuerte

Gaspar.

09
Dic
09

Extreme kayak jigging

 Cuando  interrogas la cara de una piedra situada a 60 m, crees saber lo que buscas y cuál puede ser la respuesta; normalmente esta se traduce en algún esparido, pero puede ser que, eso sí, rara vez, esta se materialice en un mero con musculo para llevarte al agua o destrozar tu aparejo. Pues eso, la suerte quiso que me topase con uno y que, redoblando sus esfuerzos, no pasase ni lo uno,  ni lo otro. El aparejo aguanto y logre mantenerme seco (A dios, gracias!).

  Del lance he podido extraer varias cosas: la experiencia, la emoción, la foto y la toma de conciencia del riesgo que esto entraña.  De todo ello me quedo primero, o tengo que quedarme, con esto último. Pelear un animal de este porte, de esta especie, a 2.5 km de la costa , sobre un kayak cerrado, y solo, arroja demasiadas interrogantes sobre cuál puede ser el  resultado del lance.

 En segundo lugar, me quedaría con la emoción; con la emoción aparejada a ver flaquear al freno de tu carrete, con la derivada de ver emerger el cuerpo enchido del animal, con la emocion que se esconde tras el latido sordo de tu corazón.

 

 No todo ha sido grande, menos mal. También han hecho acto de presencia la lechas y alguna que otra breca, capturas tan honrosas y, si cabe,  más valientes que nuestro mero.

 

Un fuerte abrazo

Gaspar

28
Nov
09

La busqueda

 Migraciones troficas, estacionales, la temperatura del agua, un incremento de “actividad” sobre esta, la crisis, el bueno de Zapatero,…que se yo. Quien sabe que puede haber detrás de este sostenido parón ictiológico.  El caso es que los que estaban ya no están, y los que quedan no quieren jugar con nuestros señuelos, por lo menos en las marcas dentro del recorrido oficial.

 Ante esta situación, solo nos quedaba encomendarnos a Sisifo, promotor de la navegación, y personificación en su castigo del sin sentido de la vida, y abandonarnos a una diáspora con rumbo a ninguna parte. Pues bien, la suerte ha estado de nuestro lado, y en este peregrinar, nos hemos topado con estos dos hermosos dentones, que dadas las circunstancias, ejercen un efecto balsámico y alivian el escozor derivado de nuestros últimos “bolos”.

 

  

 

Un fuerte abrazo

Gaspar

16
Nov
09

Sobre la felicidad

  Sentados en la terraza de un bar, en una plaza sin nombre, en un pueblo cualquiera, devorábamos nuestro desayuno, llenando el espacio entre mordisco y mordisco con algún “anzuelo” o “aparejo”, vocablos tan a nuestro gusto,  recurrentes y redundantes en el discurso de todo pescador. “Gaspar, hay días en los que vivo como un rico”, dijo Aritza. “Si, hoy me he levantado y he ido al club de mar. He sacado el barco y he estado navegando un rato”, continuo. “…y esta tarde voy a ir a la hípica a montar a caballo, y todo sin gastarme un duro”.  Tras romper en una sonora carcajada, le dije “Si, Aritza, eso es vida!”. “Si, lo es”, me contesto.    

 Mi buen amigo no tiene un barco, tiene un bote en el que, apretándose mucho, pueden pescar dos personas. Tampoco tiene un amarre en un elitista club de mar, a cambio tiene una playa de fina y dorada arena en la que varar su barca. Su montura no es un caballo, es un precioso burro de pelo negro y largo que ha tenido la generosidad de apadrinar, y con el que, tarde si, tarde no, baja a contemplar el atardecer a la cala de “en medio”. Si, nada de lo que me venía a decir era realmente cierto, o mejor dicho, todo venía a conformar una hermosa y aleccionadora metáfora. Es verdad, no tiene barco, ni caballos, pero posiblemente sea un hombre inmensamente rico, ya que, lejos de perseguir todo esto, un ideal, ha logrado idealizar su vida.

Yo, como mi amigo Aritza, este fin de semana he salido a pescar en mi hermoso barco,   y he contemplado el atardecer desde la terraza de mi chalet, situado en primera línea de playa, o ,más bien, como él, me he parado a valorar lo mucho que tengo sin perder tiempo en buscar lo “poco” que nunca consigo.

  También he pescado, aunque poco. La actividad es muy baja, y solo, cambiando de localización, marca y hora, he podido engañar a algún animalote. Ayer logré hacerme con dos samitas de pluma y con un pez ballesta, este último con el inchiku, esa última creación nipona con propiedades soporíferas; para mi, claro!.  Me ha sorprendio el hecho de que a los dentudos, pequeños ejemplares de no mas de un kilo, no les disuadiera ni el tamaño de mi señuelo, un akula de 230 gr, ni el de mis anzuelos. 

 

 

Para terminar, os dire que todos los animales fueron devueltos al agua, con las mandibulas doloridas, eso si, pero sanos y salvos. No los podia llevar a casa, ya sabeis, el servio esta fatal!

Un abrazo

Gaspar

03
Nov
09

Carretes convencionales vs carretes de tambor fijo

Ya os puedo contar algo más de mi nuevo “juguete”. Este fin de semana lo he sometido a un riguroso  examen en el que, claro está, también se ha valorado su aptitud para aquello para lo que ha sido concebido o, más bien, para lo que ha sido comprado, el jigging. 

Boss 870CN 1

 Para no perderme en demasiados detalles os hablare de aquellos elementos o aspectos de este carrete que realmente considero importantes, y lo voy a hacer valorando la conveniencia o no de los mismos para esta disciplina, siempre desde mi humilde opinión, ojo!.

Convenientes o ventajas

Amplitud de movimiento

Pesco en un kayak cerrado de forma que, con el brazo flexionado, entre mi antebrazo y la cubierta de mi barco solo queda un espacio de unos 20 cm. Dado que con los carretes de tambor fijo esta distancia es mas que exigua, me veia obligado a colocar la caña a 45º con el consiguiente riesgo de vuelco ante una picada. Con los carretes de tambor giratorio ya no tenemos este problema ya que se invierte la posicion de este elemento respecto a la bara, quedando situado sobre esta. De esta forma podemos colocar la caña casi sobre el eje de giro de nuestra embarcacion sin perder capacidad de movimiento y , ademas, evitamos los molestos golpes.

Freno

 Durante el tarado del freno no he podido evitar la tentación de comprobar hasta dónde podría llegar este, y tampoco  de ponerlo en contraste con la capacidad del de mi Ryobi. El freno de este último, totalmente apretado y con la bobina llena, ha empezado a cantar “por soleares” al ejercer tan solo 4.5 Kg, cuando el TwinDrag de mi accurate se resistía todavía a ceder línea pasados los 10 Kg; es más, no he podido encontrar su “techo”!. He tenido que suspender la experiencia cuando dos bultos han pasado a pender de la garganta de mi  padre, ayudante improvisado, me imagino que ante la visión de que caña, freno, línea, nudo o todo junto se fuese al traste.   

 El freno de esta máquina es potente, más allá de lo que pudiera necesitar, y tanto es así que he situado su máximo en 6 Kg, el 50% de la capacidad reconocida por accurate.  

Potencia tractora

 Es, sin duda alguna, muy superior a la de los carretes de tambor fijo que he tenido la oportunidad de probar. Esta cualidad nos facilita mucho las cosas a la hora de imprimirle vida a nuestros señuelos, y el salto es tal que, en una primera aproximacion, nos puede llegar a parecer que nos resta  contacto con los mismos. Lógicamente, también nos facilita el izado de nuestros amigos escamudos, aunque aquí no he notado una diferencia tan notoria.

Inconvenientes o desventajas

Velocidad de recogida

 Este carrete es lento, y no solo por su ratio (1:4.1), sino también por el perímetro de la bobina. He aquí uno de los inconvenientes de su reducido tamaño. El tambor presenta un contorno  de tan solo 18 cm;  esto, sumado a su bajo ratio, hace que por vuelta de manivela recojamos tan solo 75 cm de línea, cuando con el Ryobi recogemos 107 cm. ¿Qué en que se traduce todo esto? En 4 vueltas de manivela más por cada 10 m, y un salto de 20 vueltas mas en batimetrías entorno a los 50 m.  Vamos, un engorro. De haberlo sabido de antemano hubiese optado por el modelo de ratio mayor.

Bobinado  

 Si, es un coñazo, pero no es difícil cogerle el tranquillo. El truco reside en no llenar completamente la bobina con el fin de absorber posibles defectos durante el bobinado, y en no pensar demasiado en ello durante la acción de pesca. ¿Que no se enrolla correctamente? No os preocupéis, cuando acabéis de pescar, largáis aparejo y os tomáis todo el tiempo del mundo en acomodar correctamente la línea.  

 Sobre el largado de aparejo o como hacernos una peluca con trenzado

 Con este tipo de carretes, al igual que con los de casting, podemos regular la libertad de giro del tambor durante el lanzado o el largado de aparejo mediante un tornillo de apriete lateral, lo que los de accurate fishing han gustado en llamar el AccuCast Knob, y, lógicamente, también podemos “tirar del dedo gordo”, a riesgo de perder la huella dactilar en el lance. Yo he empleado una conjunción de ambos sistemas y no me ha ido nada mal. No he sufrido ninguna “peluca”

Concluyendo

 Os preguntareis si estoy satisfecho con la compra, y si no hubiese sido mejor invertir esos eurillos en un stella. Todavia es pronto para valorar ambas cosas, todavia no he podido habituarme  al equipo y encima la actividad ictiologica no ha acompañado.  Lo que si os puedo decir es que he superado el miedo al bobinado, no me ha gustado su capacidad de recogida, y me he quedado “a cuadros” con la potencia del freno, y con lo que nos facilita el imprimirle movimiento al señuelo. Demosle tiempo, haber que da de si!

Un abrazo

PD: En lo relativo a la pesca este fin de semana ha sido complejo: Niebla, oleaje y una actividad casi inexistente han sido las notas dominantes. Aqui van unas fotos:

Niebla

Ballesta

 olas