23
Oct
09

El arna o el vapor de cabo de gata

 La primera vez que me coloque  sobre el Arna, a golpe de sonda y Gps, me embargo el asombro. La monotonía de los 30 m era rota por una ambigua y oscura mancha, por una estructura enorme que se alzaba sobre el fondo más de 15 m.

P7053739

 También sentí miedo, quizás porque sobre este  barco se cernía una oscura leyenda, una aciaga historia cuyo protagonista era el capitán del navío, y en la cual, este ponía fin a su vida tras dar por perdido el cargamento que transportaba, dejando a su suerte al barco y a la tripulación.  El vapor era sinónimo de perdida y de muerte, y nada más lejos de la realidad.

 La experiencia espoleo mi curiosidad, y esta me llevo a buscar información sobre el suceso, sobre este y otros naufragios acaecidos en Almeria. En este peregrinar cruce varios correos  con Francisco Jose García Echegoyen (www.naufragios.net), especialista y autor de diversos libros en la materia. Con su permiso, transcribo uno de ellos:

“El Arna era un vapor mercante Checoeslovaco que se hundió el 16 de febrero de 1928 tras varar en una roca en Cabo de Gata. Pertenecía  a la naviera A. Zdenkovic y había sido construido en 1905 en los astilleros ingleses de Northumberland S.B and Co. Registraba 3.049 toneladas y medía 325 pies de eslora, 48 de manga y 21,8 de calado. Estaba propulsado por una máquina alternativa de triple expansión de 593 caballos nominales. No consta en mi archivo que se produjeran víctimas mortales. Más información en la prensa de la época”

Atendiendo a su consejo, comencé a buscar en la prensa de la época. Para aquellos que no lo sepan, y pueda interesarle este u otros temas, periódicos como la Vanguardia, disponen ya de hemerotecas digitales con potentes buscadores, y también se puede recurrir a las hemerotecas de diversos organismos públicos, como la Diputación Provincial, y ,todo, desde casa.

 Los periódicos de la época se hicieron eco de la noticia 5 días después del siniestro, incurriendo en algunas contradicciones en cuanto al nombre del navío, y la forma en la que la tripulación logro llegar a tierra. La Vanguardia,  en la  sección de provincias, le dedico al suceso estas breves líneas:

La  vanguardia 21 de febrero de 1928

 Por otro lado, la Cronica Meridional, periódico local de la época, se extendió algo más en su crónica:

 cronica meridional 21 feb 1928

  Ante las mencionadas contradicciones, cabe pensar que este segundo diario, por ser un diario local, debía estar más cerca de la verdad,  con lo que ni se suicido el capitán, ni murió la tripulación, y tampoco el navío se llamaba Arino. Todos lograron llegar a nado a la que hoy se llama la cala del corralete, tras una milla de croll y, encima,  en febrero.

 Este pecio está situado justo en el Cabo de Gata, a una milla del mismo, zona de fuertes corrientes, y pistoletazo de salida del frente de Oran. Hay un gran aporte de nutrientes  y, por extensión, de vida. Este dio siempre grandes piezas, pero la sobreexplotación a la que está sometido ha mermado la proporción de capturas y los tamaños de las mismas. Si a todo esto sumamos que la pesca en pecios entraña una gran dificultad, por su propia estructura y por la infinidad de restos de aparejos y artes de pesca que lo cubren,  el Arna se convierte en un bastión inexpugnable.

vapor cabo

Un fuerte abrazo

Gaspar

PD: Le tengo que agadecer su colaboracion a Francisco Jose García Echegoyen, y pedirle perdon a J.V. Romero por emplear su fotografia, impresionante testimonio de la realidad de este pecio.

Anuncios

3 Responses to “El arna o el vapor de cabo de gata”


  1. noviembre 13, 2009 en 9:46 pm

    ¿Dónde puedo encontrar una foto original del barco antes de que se hundiera?

    Me fascinan los pecios, naufragios y demás temas similares.

  2. 2 Daniel
    agosto 18, 2016 en 4:29 am

    Hola, No recuerdo bien si fue José, del bar de Maria y José o Eugenio el Farero del Cabo, quien nos relataba de niños el hundimiento, eran los años 80 y él tenía otros tantos años. Nos contó cómo de niño vi llegar los botes a la cala del corralete, con gente elegante y asustada, y cómo los asistieron dándoles agua y algo seco que ponerse.

    • agosto 18, 2016 en 5:46 am

      Mi bisabuelo y sus hermanos trabajaban en la cantera de cala arena, y vivían en los alrededores.

      Mi abuelo todavia cuenta como los lugareños, entre los que se encontraba su padre, asistieron y dieron cobijo a la tripulacion y a un perro.

      A saber!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: