24
Jul
09

Stendhal y la torre de la vela blanca

 Stendhal es el pseudónimo por el que se conoce al escritor francés Henri Beyle,   literato del siglo XIX, autor  de la famosa novela Rojo y negro (Le Rouge et le Noir, 1830). Entre los atributos de este buen hombre, además de los propios de su profesión, cabe apuntar a su elevada sensibilidad, peculiaridad esta que le valió  para dar nombre a una enfermedad psicosomática llamada Sindrome de Stendhal, y he aquí donde entramos en materia.

P2143273

 Esta enfermedad se desata con la sobreexposición a una elevada concentración de belleza, y entre los síntomas que componen su cuadro clínico  se encuentran: el vértigo, la taquicardia, el mareo, e incluso la alucinación. Fuera de lo puramente medico, esta enfermedad se ha convertido en una forma de describir la emoción desatada que provoca la visión de lo bello, quizás porque fue el propio Stendhal el que describió la sintomatología de la misma tras su visita a la basílica de la Santa Cruz de Florencia, visita en la cual casi desfallece ante la magnificencia artística de la misma.  

P2143274

 ¿Qué coño tiene que ver Stendhal con la torre de la vela blanca? Os preguntareis a estas alturas del relato; pues bien, mucho. A todos, en algún momento de nuestras vidas se nos ha acelerado el corazón mientras nuestra frente se perlaba de sudor  y nuestras piernas amenazaban con dejarnos caer al suelo. Unos, ante la visión de un coche; otros, ante un cuadro, una escultura o una obra arquitectónica; y muchos,  ante la estampa del cuerpo desnudo de una mujer (o un hombre, no quiero que Bibiana Aído se enoje). Yo en mi caso, he sufrido esto, además de postrado a los pies de Nadia (no solo una vez, sino reiteradamente) , ante la visión esbelta de la Catedral de Colonia, con sus pináculos y policromas vidrieras; andando por el hipódromo romano de Estambul, perdido en la contemplación de sus muchos tesoros; y , he aquí donde se establece la relación entre tan insigne escritor y la susodicha torre, cortando  las aguas de Cabo de Gata y ,en alguna ocasión, gracias a la aparición de alguno de sus moradores.   

P2143269

 Parece ser que soy más que propenso a sufrir dicho cuadro, no? No penséis mal, no abuso de ninguna sustancia estupefaciente, pero “por si las moscas”, cuando toque ir a Florencia me limitare a beber agua embotellada. ¿Que como sobrellevo mi relacion con Nadia? No hay problema, es medico. Saludos.

Anuncios

0 Responses to “Stendhal y la torre de la vela blanca”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: