13
May
09

Quien no conoce no ama

 Tuve la suerte de recibir clases de historia de la arquitectura de un hombre singular, con grandes dotes docentes, gran comunicador  y con una enorme sensibilidad. Tal era la pasión con la que encaraba cada clase, y su capacidad para arrastrarnos, que el aula estaba siempre de bote  en bote. Lógicamente una de los temas versaba sobre la arquitectura griega. En sus lecciones se apoyaba en diapositivas de fotografías que el mismo había tomado. Sobre la lona el proyector regurgitaba la imagen de las ruinas de Atenas, cuando este se desvío del hilo de la disertación para hacer un inciso acerca de la indiferencia con la que muchos turistas paseaban entre las piedras.  “Quien no conoce no ama!” Dijo. Efectivamente, solo vemos lo que conocemos, llegamos a expresar solo aquello que es capaz de abarcar nuestro vocabulario, y suma y sigue. 
Faro de Cabo de Gata.

Faro de Cabo de Gata.

 El kayak me ha permitido descubrir Almería desde el mar, y como no, el parque natural de Cabo de Gata. La toma de perspectiva, sumada a mi natural curiosidad, me está llevando a saber más acerca de esta zona, y claro está a amarla.

Empezando por la izquierda, Playa del corralete, Faro del Cabo de Gata, Arrecife de las Sirenas, Punta baja, y al fondo la Punta Negra

Empezando por la izquierda, Playa del corralete, Faro del Cabo de Gata, Arrecife de las Sirenas, Punta baja, y al fondo la Punta Negra. Fotografia tomada a 1 milla de la costa.

   Los derrubios que rasgan las laderas de varios promontorios del parque han pasado por arte del conocimiento a ser canteras de adoquines. La negra piedra que domina la zona ahora es una andesita piroxénica masiva, y las fisuras que la dividen en columnas perfectas una disyunción columnar. El vapor de cabo de Gata ahora es también el Arna, y el bajío contra el que choco es la “la laja”. En el playazo, un canal que hay en una playa fósil situada en el margen izquierdo de la playa, ha pasado a ser un embarcadero hecho por los romanos. Las distintas puntas, calas y cuevas tienen ahora todas nombre, y  lo mejor de todo es que sigo sin saber nada y tengo aun que aprenderlo todo. 

Desde la ensenada de los escullos. A la izquierda, la Isleta del Moro. Al fondo, la Punta de la Polacra

Desde la ensenada de los escullos. A la izquierda, la Isleta del Moro. Al fondo, la Punta de la Polacra

 Lo bueno de este deporte es que vamos despacio; podemos gozar del paisaje, dejar que este nos hable, y  nos pregunte por esto y por aquello, por su negra piel, por los nombres de los cetáceos que recorren sus aguas, por sus pueblos y sus gentes.  Se convierte asi en un puente tendido a conocer, a conocer y a amar. A todos los que llenan sus salidas de pesca con mucho mas que escama, y ademas los comparten, gracias y buena pesca.

 

Anuncios

2 Responses to “Quien no conoce no ama”


  1. 1 Pablomosh
    mayo 13, 2009 en 6:55 pm

    Preciosas las fotos amigo,como ya he comentado en alguna ocasión,no solo de peces vive el hombre.Enhorabuena

  2. 2 Caballa
    mayo 14, 2009 en 11:16 am

    No es la primera vez que leo este artículo, y cada vez que lo hago más me gusta y más lo comparto.

    En un texto tan cálido, la fluidez de tus palabras nos acercan a las emociones de nuestros corazones, vividas siempre a bordo de nuestros kayaks.

    Gracias por compartirlas, Gaspar “Inuit”

    Un saludo
    Arturo “Caballa”


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: