25
Ene
09

Nace el Kayak o Iqax

 El empleo de los kayaks en la pesca y caza se ha atribuido originariamente a los inuit, cuando en realidad estos no solían utilizar este medio de locomoción; los verdaderos precursores de este fueron los Aleutianos. Estos los utilizaban para la caza de los leones marinos y de la ballena.

inuit-kayak

  El kayak de los aleutianos era el “iqyax”, llamado “baidarka” por los rusos. Este tenía la proa bifurcada y la popa recta. La peculiar forma de su estructura servía para  cruzar las olas y contrarrestar la fuerza del mar. Otra nota característica de esta embarcación residía en que la cubierta era muy baja con lo que sobresalía muy poco de la superficie del agua, ofreciendo muy poca resistencia al viento.

iqyax

   Los aleutianos portaban en su interior dos piedras, una en cada extremo del kayak, para, modificando la posición de estas, bajar y controlar el centro de gravedad de la embarcación, y así mejorar la navegación en condiciones de fuerte oleaje.

 Todos los hombres cazaban. Para que fuera efectiva la caza, se preparaban física y espiritualmente. Cuando salían incluían en su equipo amuletos para atraer a los animales y aplacar sus espíritus.

 Cuando divisaban una ballena, un sólo cazador se adentraba en el mar con su baidarka, lanzaba su dardo envenenado a la ballena y después regresaba inmediatamente. La ballena era arrastrada a tierra una vez caía muerta fruto de la inoculación del veneno.

kayak-aliut

 Los niños se preparaban para la pesca desde pequeños.  Realizaban ejercicios de estiramiento con el objeto de aumentar su elasticidad y de esa forma poder permanecer sentados en los estrechos iqyax durante horas. También practicaban en aguas tranquilas y salían de caza en un biplaza con algún cazador experto.  

 La construcción de la baidarka era enormemente complicada. Primero había que reunir la madera ligera para la estructura y se diseñaba según el tamaño de su propietario. El secreto de la técnica de construcción se guardaba celosamente y sólo se transmitía de padre a hijo o tío a sobrino. Finalmente, las mujeres cubrían la baidarka con pieles de leones marinos. Debían tener mucho  cuidado de que no se les quedara el pelo cogido en las costuras, pues de lo contrario, un león marino encolerizado por esta contaminación femenina podía hacer un agujero dentro.

Anuncios


A %d blogueros les gusta esto: